23 de septiembre de 2016

Carboneras, el pueblecico varado frente al mar

Calle Sorbas.
Para una primera visita a Carboneras lo mejor es hacerlo por la entrada norte del municipio. Justo en el límite de éste con el de Mojácar se contempla a lo lejos como un garabato desde el mirador de la Granatilla. Desde aquí, la playa de El Algorrobico se escurre entre los pies, y la cuesta de La Parrica se inclina verticalmente desde la cumbre de una montaña hasta la orilla del mar Mediterráneo. En esta primera estampa, se guardará como un recuerdo la torre del Rayo, sobre un montículo, abocado al mar. Sobrepuesto a la torre se encuentra Mesa Roldán, cortando el horizonte. Entre medio, no se puede imaginar unas casas tan blancas que bien parecen la espuma que arrastra la resaca del mar. Conforme se avanza se ve que se trata de un hermoso pueblo, como un barco varado en el litoral, encallado en esta tierra para siempre.
Una de las salas del castillo de San Andrés. Ánforas de mar envejecidas en el puerto de Carboneras.
Eddie Fowlie.
Llama la atención el intenso bullicio y ajetreo en la calle Sorbas, sin duda, la más emblemática de todas las avenidas del municipio. Es la espina dorsal del pueblo, donde fluye la vida desde hace ya muchas décadas. A mediados del siglo pasado, esta avenida era de tierra, y los mulos, burros y caballos eran, prácticamente, los únicos vehículos que la transitaban. La calle Sorbas, desemboca en la plaza del Castillo, con espectadores inalterables al paso del tiempo como son, el propio castillo o la casa consistorial.

A lo largo de esta calle, encontramos también el busto rechoncho de un caballero inglés. Se trata de Eddie Fowlie, uno de los descubridores de Carboneras como tierra de cine, en todos los sentidos, en el literal y en el metafórico. Recordemos que aquí se rodó Lawrence de Arabia, gracias a Fowlie. Por este motivo, el ayuntamiento le dedicó una estatua de bronce al descubridor y también otra a la película, situada junto al castillo.
Puerto pesquero de carboneras.
Foto de la exposición en el Castillo de San Andrés.
Carboneras pertenecía al municipio de Sorbas hasta hace dos siglos. De hecho, el nombre de la calle Sorbas viene dado porque Carboneras era el barrio elegido por los vecinos de Sorbas para pasar sus vacaciones. Todos ellos entraban al pueblo por esta avenida, igual que hacemos todos nosotros a día de hoy.

Para encontrar los orígenes de Carboneras no hay que remontarse muchos siglos atrás. Fue a raíz de la construcción del castillo de San Andrés en el siglo XVII cuando nació Carboneras como pueblo. El castillo contaba con una guarnición permanente de veinticinco soldados, lo que dotó al pueblo de seguridad y protección frente a los ataques e invasiones, y así logró prosperar hasta convertirse en lo que es hoy, uno de los pueblos más carismáticos de la provincia.

Mercado.
Después de pasar por la puerta de bares, terrazas y restaurantes que vemos a lo largo y ancho de las calles de Carboneras, decidimos entrar a uno de ellos para tomar un desayuno. La caminata había sido larga por todo el pueblo, incluido el mercado tradicional, a rebosar de gente, como cada jueves, desde hace ya muchos años. Al entrar al bar, un camarero nos recibe amablemente. Un hombre, sentado en una de las mesas se bebe un café, parece un antiguo pescador azotado por las olas y los años. Al ver nuestra cámara de fotos, el hombre entabla una conversación con el camarero mientras salen las tostadas. Hablan de turistas. El hombre da muestras de estar agradecido al turismo por el cambio radical que transformó el pueblo tras la masiva llegada de ingleses y franceses. Nosotros oímos. El camarero no está de acuerdo. Para él, los turistas no hacen gasto, o al menos, no gastan lo suficiente. Pienso que debe de ser difícil trabajar tantas horas en un lugar donde otros vienen a disfrutar y a descansar. Esos dos polos opuestos solamente los separa una barra de un bar. El hombre dice que gracias al turismo han mejorado los servicios básicos, y la calidad de vida ha aumentado notablemente. Los turistas iban a los bares, pero los precios para ellos eran el doble de lo normal, dice el hombre. Ellos no son tontos, vienen a Carboneras precisamente porque no son tontos y van a comprar a las grandes superficies para que no los tomen por tontos. No, ellos no son tontos... sigue replicando el hombre.

Antes de pagar la cuenta y salir del bar, las palabras del hombre se intercalan con sorbos de café. Nosotros, que no nos consideramos turistas en nuestra propia provincia, salimos de aquel bar con la satisfacción de haber propiciado aquella conversación y conocer las dos opiniones sobre el turismo en masa.
Isla de San Andrés desde la playa de los Barquicos.
Molino.
¿Qué se puede ver en Carboneras? La respuesta más correcta sería la de no pestañear para no perderse ningún rincón de su geografía. En la parte más alta se sitúa el parque del Lometico, con murales etnográficos y buenas vistas. Ya en la parte baja; el parque Andaluz, o el paseo marítimo. Un poco más alejado del centro urbano está el antiguo molino declarado Bien de Interés Cultural. Y entre tantas otras cosas; el puerto pesquero, de gran importancia ya que su flota es la que ha sustentado la economía de las familias del pueblo durante muchos años. Carboneras dispone también de puerto mercante y es frecuente ver a barcos colosales asomarse por la costa.

Mención especial requiere el Castillo de San Andrés. Entre sus muros recién restaurados alberga exposiciones de todo tipo. Nuestra visita coincidió con la exposición fotográfica "El Camino de Santiago desde el Sur", que se exponía en una de las salas del castillo desde el 1 hasta el 15 de agosto de 2016. Además, todos los veranos se realizan conciertos, teatros, festivales o recitales flamencos que animan a visitar este enclave histórico.
Playa de El Algarrobico.

             La Maravilla

Torre del Rayo.
A lo largo de los 17 kilómetros de costa que tiene el municipio de Carboneras se puede disfrutar de playas variopintas que se adaptan al gusto de cualquiera. Por una parte, encontramos playas abiertas al mar, como la de Los Muertos, muy conocida a nivel nacional y galardonada año tras año como la mejor playa de España. También, encontramos playas más cerradas como la de El Corral, donde el efecto de las olas es menos pronunciado. Además, existen playas de desembocadura, como la de El Algarrobico, muy famosa también, por otros motivos que no vienen al caso. A estas playas virginales hay que añadir excelentes playas urbanas, como la de Los Barquicos, entre otras. Todas ellas poseen Bandera Azul y Bandera Q de calidad.
Panorámica de Carboneras, isla de San Andrés y Mesa Roldán. Desde la torre del Rayo.

Vista al mar desde lo alto de la torre del Rayo.
En la costa levantina de la provincia de Almería surgen elevaciones rocosas en forma de isla, escullo o arrecife. Frente a Carboneras, encontramos una de las más importantes; la isla de San Andrés, acompañada por La Islica, un islote menor situado entre la isla de San Andrés y el litoral.

La isla de San Andrés es una roca de origen volcánico que alberga poca vida en la superficie terrestre, pero bajo las aguas esconde una gran cantidad de fauna y flora marina, tales como corales o bancos de peces.

Los 65 km de costa que recorre el Parque Natural de Cabo de Gata - Níjar comienzan en la playa carbonera de Las Salinicas, al pasar la central térmica y los puertos industrial y pesquero. La chimenea de la central es uno de los recuerdos que se lleva el visitante de carboneras, para bien o para mal. La chimenea y su fábrica son necesarias para el progreso humano, aunque son dañinas para el resto de seres vivos. Nuestra imaginación nos hace recordar la chimenea como el tronco de una palmera enorme a la que el viento cortó las ramas.

La torre del Rayo y Mesa Roldán, centinelas de Carboneras, abrigan al pueblecico con sus muros restaurados. Antaño repelían incursiones piratas y ahora, son dos lugares mágicos de visita obligada. Mesa Roldán se encuentra cerca de Agua Amarga y destacan su faro y su castillo. Desde lo alto de la torre del Rayo, el tiempo pasa a nuestros pies mientras las olas rompen en los acantilados.
Faro de Mesa Roldán.
BIBLIOGRAFÍA.

-Paginas webs:
http://www.ayuntamientocarboneras.es/

- Libros:
Calles y plazas de Almeria. (2014). Almería: La voz de Almería.
Naturaleza Almeriense. Espacios naturales y protegidos de Almería. (n.d.). Almería: La voz de Almería.


Exposición fotográfica El Camino de Santiago desde el Sur